Si lo que os va es tener al enemigo a ojo de águila, agredirle desde lejos, y “no dejar títere con cabeza”, atacando sin tregua, estos cañones autopropulsados os encantarán:

Anuncios